martes, 10 de julio de 2012

07.02 EL MAQUILLAJE

Se sigue llevando la cara pálida pero de manera exagerada, el ideal es parecer enfermo y ya no es suficiente empolvar con polvos de arroz. Se pone de moda ingerir vinagre y limones para aclarar la piel, incluso se ingieren sustancias que contenían plomo o arsénico con el consiguiente riesgo de en algunos casos llegar a provocar la muerte. La ojera se marca de azul al igual que las venas. La idea es mostrar la sensibilidad cutánea. Los pómulos se sonrosan levemente con un rosa palo y los labios se maquillan en color carmesí en forma de corazón.
Se siguen usando perfumes, los mas recomendados son los de lavanda ya que denotan frescura y limpieza. Las uñas van en un aspecto muy natural y abrillantadas con cremas.
El canon de belleza no solo marca una piel extremadamente translúcida sino que también exige una cintura muy estrecha. Para esto utilizan corsés ajustados hasta los extremos suponiendo también un riesgo por la deformación de órganos internos e incluso problemas intestinales y enfermedades.
La moda de belleza la sigue marcando Francia, aunque las tendencias ya no las impone la corte sino la burguesía.
En la última década aparece un peluquero francés llamado Marcel que revoluciona el concepto del peinado con un nuevo método de ondulación que le hizo famoso a nivel mundial y se extiende bien entrado el siglo actual.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada